Saltar al contenido
Anfibios y Reptiles

Sapo moteado

Sapo moteado

El sapo moteado (Pelodytes punctatus), conocido también como sapo moteado ibérico, es un anfibio anuro europeo que suele vivir en la península ibérica, Francia y el noroeste de Italia. Su taxonomía es la siguiente:

Reino: Animalia.
Filo: Chordata.
Clase: Amphibia.
Orden: Anura.
Familia: Pelodytidae.
Género: Pelodytes.
Especie: Pelodytes punctatus.

Tabla de Contenidos

Características del sapo moteado

El sapo moteado ibérico es un sapo pequeño, cuyo tamaño raramente supera los 5 cm. Tiene el hocico redondeado y ojos saltones con pupila vertical, que parecen desmesurados en relación con el volumen reducido de la cabeza. Los tímpanos, de dimensiones modestas, apenas resultan visibles.

Tiene el cuerpo alto y patas largas. Las extremidades posteriores están dotadas de una membrana reducida a una simple franja visible a lo largo de los dedos, aunque a veces carece de ella. La piel del dorso es verrugosa, las verrugas más grandes pueden formar líneas irregulares.

El vientre y la parte superior de los muslos tienen pequeñas granulaciones, mientras que la garganta, la parte inferior de las patas delanteras y el tórax son lisos. La parte superior del cuerpo es de color gris u oliváceo, normalmente con pequeñas manchas, muy visibles, de color verde intenso.

La parte superior del dorso luce generalmente una marca clara, ocre o amarillenta, en forma de X. El vientre es de un blanco crema.

Hábitat

El sapo moteado apenas se aleja de la humedad. Puede vérselo en prados húmedos, a lo largo de los caminos que bordean cursos de agua, al pie de un viejo muro.

Durante el día se oculta a menado bajo una piedra, en una grieta o en una galería poco profunda que él mismo excava. También puede refugiarse a la sombra de un arbusto.

Suele vivir en lugares con una altura máxima de 2.000 metros, tanto en España, Portugal, Francia e Italia. En este último país, especialmente en las regiones de Piamonte y Liguria.

Alimentación del sapo moteado

Se alimenta de pequeños insectos, arácnidos, gusanos o babosas.

Comportamiento

Fuera del periodo de reproducción, el sapo moteado tiene hábitos terrestres y nocturnos. Es muy ágil y se desplaza rápidamente a saltitos. También puede escalar superficies totalmente lisas con ayuda del abdomen, que hace las veces de ventosa. Es excavador y con frecuencia se oculta en galerías que él mismo prepara para evitar la desecación. No se ha observado ningún caso de hibernación.

Cuando se le manipula, este anfibio segrega una mucosidad cutánea que produce irritación, aunque es poco tóxica. El sapo moteado tiene ojos saltones y la parte superior del cuerpo luce manchas de un color verde brillante.

Reproducción

El sapo moteado ibérico puede reproducirse dos veces al año: una en otoño y otra en primavera. Tener dos temporadas de apareamiento separadas es un beneficio evolutivo para ellos, ya que esto aumenta su número de crías. De lo contrario, se reproducirán en un punto único. La flexibilidad en los patrones de reproducción les permite adaptarse bastante bien a las diferencias en su entorno.

Los estanques en los que se reproducen no necesariamente terminan siendo los mismos lugares donde viven cuando son adultos. Hay tres modelos de reproducción. En la estrategia de oportunidad, las ranas pueden reproducirse tanto en los meses de primavera como de otoño de un año determinado. En la estrategia contingente, seleccionan una estación para reproducirse y la mantienen año tras año, incluso si no fue la misma temporada en la que nacieron. En la estrategia de cobertura de apuestas, alternan entre reproducción de otoño y primavera a lo largo de su vida y varias temporadas de reproducción, según el entorno y su propio estado físico en ese momento.

Cada hembra pone hasta 1.600 huevos, agrupados en racimos o cordones y adheridos a la vegetación acuática.

Durante el día, el sapo moteado se refugia bajo una piedra o en una grieta.

En el proceso de metamorfosis exhiben su plasticidad fenotípica, en parte porque sus hábitats de reproducción son muy inciertos. Se observan diferentes tamaños y otros cambios fisiológicos en algunos sapos de la misma especie. Estos cambios se deben a la plasticidad, o a la transformación en diferentes fenotipos para adaptarse mejor a su entorno único.

En estanques que son menos profundos o se secan más rápidamente, se observan diferentes fenotipos. Los estanques más secos en realidad producen un período larvario más corto. Los huevos que se ponen en estanques con una profundidad constante son más grandes. Luego los renacuajos que viven en ese ambiente generalmente también tienen un tamaño corporal, profundidad, longitud y profundidad de la cola y longitud y profundidad de la aleta caudal más grandes.

Estas diferencias no afectan la tasa de supervivencia general. Tendencias similares persisten una vez que los renacuajos se metamorfosean en sapos, y los estanques más secos producen sapos moteados más pequeños en general. Los diferentes tamaños no afectan la supervivencia, pero podrían ser responsables de otros comportamientos o aspectos de la vida del sapo moteado, como lo son el apareamiento y la fecundidad.

La vida terrestre de las ranas no parece verse muy afectada, aparte de las diferencias de tamaño antes mencionadas. Muchas otras especies de anuros exhiben tendencias de crecimiento y tamaño similares en relación con los ambientes secos, pero los cambios morfológicos reales del sapo moteado y la plasticidad son dignos de mención, ya que se determina que son en su mayoría estéticos y no genéticos o inducidos a través de mutaciones.

Sapo moteado ibérico
Sapo moteado ibérico

Diferencias según la distribución

En Francia, la temporada de cría dura desde finales de febrero hasta principios de abril, mientras en Portugal es de noviembre a marzo. En España el sapo moteado ibérico puede desovar varias veces al año, y el apareamiento bimodal también se puede ver en varios otros hábitats.

Generalmente tienden a poner huevos después de una lluvia intensa. Si hay sequía no natural, pueden posponer su cría hasta dos meses, de marzo a mayo. A menudo eligen estanques temporales con plantas acuáticas como sus sitios de reproducción preferidos, y existe una correlación positiva, aunque débil, entre la profundidad de un estanque y la preferencia de reproducción.

También prefieren poner huevos en la vegetación acuática que está sumergida bajo el agua. El área o la apertura de los estanques es mucho más importante, y prefieren los estanques de reproducción que tienen áreas grandes.

Los hábitats de reproducción de las ranas son generalmente impredecibles debido a sus preferencias y, dado que los estanques son temporales, varían de un año a otro. Las especies mediterráneas prefieren las reproducciones de otoño, que pueden estar reguladas por la temperatura del aire y el instinto biológico de la rana. A los renacuajos que nacen en los meses de otoño les va mejor que a los de primavera. Esto se debe potencialmente a que tiene más tiempo para desarrollarse durante el invierno, menos competencia y menor depredación.

Estado de extinción del sapo moteado

De acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, y al igual que otras especies europeas como el sapo de espuela pardo el sapo moteado figura como una especie con una tendencia poblacional decreciente, especialmente en Italia. Su riesgo de extinción ha sido catalogado como de menor preocupación.

Solía haber una mayor preocupación por la supervivencia de esta especie, pero en los últimos años se ha determinado que se clasifican en bajo riesgo de extinción. Un gran problema que enfrentan estos sapos relacionado con el cambio climático es la introducción de especies invasoras, como peces y cangrejos.

Estos nuevos depredadores pueden crear una mayor reducción de la población, disminuir la supervivencia de los renacuajos y, por lo tanto, disminuir el número de pelodytes punctatus.

También están ocupando menos estanques anualmente. Solo entre 1997 y 1999, los estanques mediterráneos que normalmente albergaban sus larvas se redujeron a casi la mitad. La mayor amenaza para sus estanques de reproducción es el secado, que puede ser precipitado por el drenaje de humedales hecho por el hombre o por trabajos de construcción en sus entornos.

También se enfrentan al peligro de incendios por razones similares de destrucción del hábitat. E sapo moteado tiene una capacidad relativamente alta para adaptarse y exhibir plasticidad. Debido a esto, pueden cambiar rápidamente a nuevos ecosistemas incluso frente al cambio climático y las ecologías cambiantes. Esto también puede contribuir a la capacidad de adaptación de esta especie.

Configuración