Saltar al contenido
Anfibios y Reptiles

Tortuga boba

Tortuga boba

La tortuga boba (Caretta caretta), conocida también como tortuga tonta, es un quelonio que suele vivir en el Mar Mediterráneo y en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Tiene la siguiente taxonomía:

Reino: Animalia.
Filo: Chordata.
Clase: Reptilia.
Orden: Testudines.
Familia: Cheloniidae.
Género: Caretta.
Especie: Caretta caretta.

Tabla de Contenidos

Características de la tortuga boba

A primera vista, la tortuga boba tiene una cabeza muy grande. Esta cuenta con un poderoso pico que indica los hábitos carnívoros de este reptil. El caparazón suele ensancharse en la parte delantera, se adelgaza después y se estrecha al final. La concha está protegida por gruesas capas córneas. La parte superior, de color pardo oscuro o rojizo, puede presentar también una tonalidad dominante rojo ladrillo. Las escamas tienen generalmente un borde más claro, de color blanco amarillento o verdoso.

Las tortugas bobas son llamadas así por sus enormes cabezas y poderosas mandíbulas. Son las tortugas marinas de caparazón duro más grandes que existen en la actualidad. Tienen un caparazón en forma de corazón, que a menudo está cubierto de organismos como percebes y algas.

Generalmente, el caparazón es de un tono marrón rojizo con tonos oliva. Hay cinco pares de escudos pleurales, el primer par toca el escudo cervical (cuello). El plastrón es de color crema a amarillo y tiene dos crestas longitudinales que desaparecen con la edad. La piel es opaca a marrón rojiza dorsalmente y de color amarillo medio a pálido alrededor de los bordes y ventralmente.

La piel también puede tener algo de coloración naranja. La piel de los machos es más marrón y la cabeza más amarilla que la de las hembras. Los machos también tienen caparazones más anchos y una garra larga y curva en cada miembro anterior. Las crías de tortuga boba tienden a ser de color marrón oscuro a marrón rojizo en el caparazón y de color crema a marrón rojizo o marrón oscuro en el plastrón.

El adulto promedio de la tortuga boba presente en el Mar Mediterráneo es más pequeño que el adulto promedio en el Océano Atlántico.

Se han propuesto dos subespecies: Caretta caretta gigas en los océanos Pacífico e Índico, y Caretta caretta caretta en el océano Atlántico, pero no se aceptan por completo. Se diferencian en el número de huesos neurales en el caparazón y escudos marginales en el borde del caparazón.

La tortuga boba se diferencia de otras tortugas marinas por tener una cabeza relativamente grande y una coloración rojiza. Además, las tortugas marinas de Ridley (Lepidochelys) tienen cuatro escudos inframarginales en el puente.

No se sabe mucho sobre la vida útil de la tortuga tonta Caretta caretta. Se estima que viven de 30 a 62 años en la naturaleza, pero los datos son insuficientes para la esperanza de vida en cautiverio, así como para la esperanza de vida más larga conocida en la naturaleza y en cautiverio. En Australia se ha pronosticado que la tasa de supervivencia anual es del 92% para individuos inmaduros y del 88% para adultos.

Hábitat

La tortuga boba frecuenta las aguas cálidas y poco profundas, a lo largo de las costas, en regiones templadas y subtropicales. No obstante, en determinados periodos de su vida puede migrar a alta mar. Regresa a tierra firme para la puesta.

El hábitat preferido de los ejemplares de Caretta caretta cambia a lo largo del ciclo de vida. Las hembras adultas bajan a tierra para desovar y parecen preferir playas con fuertes pendientes y mucha energía. Cuando las crías emergen del nido, se dirigen al océano.

Las tortugas tontas jóvenes se encuentran típicamente entre las esteras de sargassum a la deriva en las corrientes oceánicas cálidas. Las tortugas mayores y las más adultas se encuentran con mayor frecuencia en aguas costeras y tienden a preferir un sustrato rocoso o fangoso a uno arenoso. También se pueden encontrar cerca de arrecifes de coral y aventurándose en marismas, lagunas salobres y desembocaduras de ríos.

La Caretta caretta se encuentra en casi todos los océanos templados y tropicales del mundo:

  • En el océano Atlántico: presente desde Terranova hasta Argentina
  • En el océano Índico: presente desde el sur de África hasta el golfo Arábigo y el oeste de Australia
  • En el océano Pacífico: presente desde Alaska hasta Chile, y desde Australia hasta Japón
  • En el mar Mediterráneo

Durante los meses de invierno, las tortugas bobas suelen iniciar el proceso migratorio hacia aguas tropicales y subtropicales.

Tiene un rango de profundidad de entre 0 y 61 metros.

Alimentación

La tortuga boba es principalmente carnívora. Mar adentro, se alimenta fundamentalmente de medusas. Cerca de la costa, sobre fondos poco profundos, se alimenta de moluscos, peces, cangrejos y crustáceos.

También comen algas y plantas vasculares, lo que las hace omnívoras. Sus enormes cabezas y sus mandíbulas masivas y poderosas las hacen bien adaptadas para comer presas de caparazón duro, como cangrejos de herradura, bivalvos, percebes y caracoles. Sin embargo, también come muchos otros invertebrados, como esponjas, medusas, cefalópodos, camarones, insectos, erizos de mar y peces y huevos de peces. Hay ligeras variaciones en la dieta de cada etapa de la vida, pero las tortugas bobas son generalistas durante toda la vida.

Comportamiento

La tortuga boba a veces se la considera un animal agresivo pero, aunque es verdad que puede llegar a morder, sólo lo hace cuando es atrapada o molestada.

Como especie marina, las tortugas bobas tienen algunas adaptaciones especiales. Tienen glándulas de sal cerca de los ojos, que les permiten beber agua de mar y excretar sal en altas concentraciones. Mucha gente ha visto hembras anidando supuestamente «llorando» por sus crías, pero simplemente excretan exceso de sal.

Las tortugas bobas son capaces de contener la respiración durante largos períodos de tiempo. Aunque una inmersión típica dura solo de 4 a 5 minutos, las tortugas bobas son capaces de sumergirse hasta 20 minutos y pueden descansar durante horas sin respirar. Como regla general, los machos son nadadores más activos que las hembras.

Además, las tortugas tontas son conocidas por su comportamiento migratorio. Se han registrado algunos individuos migrando hasta 4.828 km. Los adultos y jóvenes en aguas templadas migran hacia el ecuador durante el invierno para evitar el aturdimiento por frío en aguas por debajo de los 10 ºC. El aturdimiento por frío ocurre en tortugas marinas que al encontrarse en aguas por debajo de los 10 ºC, se vuelven letárgicas y flotan en la superficie. Si la temperatura del agua desciende por debajo de los 5 ºC, las tortugas podrían morir.

Las tortugas bobas son migratorias y tienen habilidades de búsqueda. Cuando son jóvenes, el área de distribución es su área de alimentación. Existe alguna evidencia de que los lugares de alimentación se eligen cerca del sitio donde nacen. Estos ejemplares jóvenes retirados de sus áreas de alimentación regresarán rápidamente. Los adultos tienden a regresar a los mismos lugares de anidación año tras año y muchos regresan a la misma playa donde nacieron.

La comunicación de la Caretta caretta no ha sido bien estudiada. El comportamiento de cortejo parece depender en gran medida de señales visuales y táctiles, pero se ha sugerido que los olores glandulares (especialmente las secreciones de las glándulas de Rathke) pueden ayudar a unir a los sexos.

La agudeza, sin embargo, está muy desarrollada. Tan pronto como las crías emergen de sus nidos (generalmente de noche), comienzan a analizar su entorno para determinar en qué dirección deben ir hacia el océano. Se cree que una pista importante es la luz en el horizonte. Las crías se orientan hacia la luz más brillante que, históricamente, es la luz de la luna o de las estrellas sobre el océano. También pueden percibir la inclinación de la playa y orientarse hacia una elevación más baja. Una vez en el agua, las crías usan señales químicas y magnéticas para orientarse y navegar hacia las corrientes en las que pasarán los próximos 10 años de sus vidas.

Es probable que las tortugas bobas utilicen señales químicas y magnéticas para orientarse durante sus migraciones. La comida se localiza típicamente ya sea visualmente o por el olfato.

Tortuga boba (Caretta caretta)
Tortuga boba (Caretta caretta)

Reproducción

La tortuga boba pone generalmente entre junio y julio, en playas de arena fina y siempre de noche. No aprovecha las posibles excavaciones que se encuentra, sino que cava ella misma un hueco en el que deposita un centenar de huevos. Estos eclosionan aproximadamente dos meses más tarde.

Justo antes de la temporada de anidación, las tortugas bobas machos migran a las áreas de apareamiento, que generalmente se encuentran en la costa de las playas de anidación. Esperan a que las hembras comiencen el cortejo y el apareamiento. Un macho rodeará a una hembra, luego se acercará a ella y le morderá el cuello o el hombro. Luego intentará montarla y, si ella lo acepta, se aparearán.

Si una hembra no acepta al macho, cubre su cloaca y nada hasta el fondo, pero un macho persistente puede esperar hasta que necesite aire y hacer otro intento. Los machos usan las garras largas y curvas de sus extremidades anteriores para agarrarse porque el apareamiento puede durar horas y otros machos a menudo embisten y muerden al macho que se aparea, tratando de desalojarlo. Si un macho es desalojado, otro puede reemplazarlo rápidamente.

Durante la temporada de anidación, una hembra puede poner varias nidadas y volverá a aparearse cada vez. En algunos casos, puede aparearse varias veces entre nidadas y, por lo tanto, una sola nidada puede tener esperma aportado por varios machos. Por ello, el sistema de apareamiento se le denomina poliginandroso o promiscuo.

La temporada alta de apareamiento de Caretta caretta ocurre en los primeros meses del verano. Durante este tiempo, los machos permanecen en las aguas frente a la playa de anidación, mientras que las hembras alternan entre aparearse en el agua, anidar en tierra y alimentarse en estuarios y arrecifes. Una hembra anidará cada 12 a 17 días, o de 2 a 5 veces, durante la temporada de reproducción. Para cada nido, debe arrastrarse a la tierra, donde corre un peligro mucho mayor de depredación, y excavar un nido. En este nido pone de 110 a 130 huevos redondos. Los huevos se suelen incubar entre 45 y 80 días, dependiendo de la temperatura.

Las tortugas bobas alcanzan la madurez sexual cuando el caparazón mide más de 90 cm, lo que puede ocurrir entre los 10 y los 30 años.

Estado de conservación de la tortuga boba

De acuerdo con la revisión hecha en 2015 de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, la tortuga boba figura como una especie vulnerable con una tendencia poblacional decreciente.

Configuración