Saltar al contenido
Anfibios y Reptiles

Culebra de herradura

Culebra de herradura

La culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) es una especie de serpiente de la familia Colubridae. Se reconoce fácilmente por su forma única y sus rasgos distintivos. Estas culebras son muy ágiles y puedes trepar por arbustos, árboles y escarpes con facilidad en busca de presas o nidos de aves. También es conocida por su color amarillo con manchas negras que le dan un tono casi negro, una característica llamativa. En la parte posterior de la cabeza, una mancha tiene forma de herradura y rodea la nuca, de ahí su nombre. ¡Echemos un vistazo más de cerca a este extraordinario reptil!

Esta es su taxonomía:

Reino: Animalia.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Sauropsida.
Orden: Squamata.
Suborden: Serpentes.
Familia: Colubridae.
Género: Hemorrhois.
Especie: Hemorrhois hippocrepis.

Tabla de Contenidos

Características de la culebra de herradura

La serpiente de herradura Hemorrhois hippocrepis es un reptil ibérico que es parte de la categoría de los ofidios, puede medir hasta 156 cm de longitud, aunque la longitud de la mayoría oscila entre 1 y 2 metros. Esta especie, como otros ofidios, tiene una cabeza puntiaguda que se distingue bastante de su tronco y posee una cola larga y fina que les ayuda a moverse con rapidez por su entorno.

Es color predominante en su cuerpo es el amarillo, con numerosas manchas negras en el lomo que le dan un tono casi negro. Como ya se ha dicho, una de estas manchas adopta la forma de una herradura en la zona alrededor de la nuca, muy cerca de la cabeza, rasgo definitorio de esta especie.

Son reptiles nocturnos que prefieren los climas cálidos para poder tomar el sol durante el día y regular así su temperatura corporal. Estas culebras tienen una impresionante capacidad para trepar por árboles, arbustos, muros y rocas para acceder a los nidos de las aves.

Sus escamas son pequeñas y viscosas, lo que les confiere una textura viscosa pero resistente al tacto. La culebra de herradura tiene unas impresionantes aletas dorsales que le proporcionan fuerza y agilidad. Ambos ojos y cada pupila son grandes, y capaces de detectar el movimiento a larga distancia, lo que le ayuda a protegerse de los depredadores. Puede aprovechar esta vista aguda para cazar a sus presas.

Un ejemplar adulto de culebra de herradura tiene pocos dientes, pero un comportamiento bastante agresivo cuando se sienten amenazadas; utilizan las formas de su cuerpo para embestir hacia delante y enroscarse alrededor de intrusos u oponentes con el fin de ahuyentarlos.

Curiosamente, las serpientes de herradura presentan dimorfismo sexual debido a que su composición genética no permite una diferenciación sexual adecuada durante su etapa de desarrollo, lo que da lugar a variaciones de las características físicas en función de las características de género de cada culebra de herradura.

Las diferencias entre machos y hembras incluyen el tamaño. Una característica de los machos es que son más grandes que las hembras. El patrón de herradura es más oscuro en los machos en comparación con las escamas inusualmente lisas de las hembras. Conocer estas medidas puede ayudar a proteger a las serpientes de herradura de los depredadores, así como a rescatarlas en caso necesario.

La culebra de herradura Hemorrhois hippocrepis es una criatura fascinante de observar. Lo que la diferencia de otros lagartos son sus singulares escamas dorsales, su visible melena y su atractivo color en tonos marrones, grises y amarillos con manchas, las longitudes de sus cuerpos de la cabeza a la cola, lo que le confiere un aspecto elegante y serpentiforme. También se caracteriza por tener cada pupila de una manera que aumentan su atractivo y su impactante presencia entre otros reptiles. La culebra de herradura tiene varios modos de defensa contra los depredadores, como dejar caer la punta de su larga cola si es atrapada o sisear fuertemente como señales de advertencia cuando es provocada.

Comportamiento

La culebra de herradura Hemorrhois hippocrepis es una criatura única que se comporta de un modo diferente dependiendo del entorno que la rodea. La manera en que esta serpiente interactúa con otros ejemplares de la misma especie suele variar de una especie a otra, pero cuando se trata de socializar, tienden a agruparse en colonias.

A la hora de cazar, esta especie también muestra distintos niveles de agresividad en comparación con otras especies, confiando más en las tácticas de emboscada que en la persecución de presas.

Por último, cuando llega la época de apareamiento, las culebras de herradura Hemorrhois hippocrepis se vuelven notablemente más hostiles entre sí, ya que compiten por los derechos de apareamiento, aunque la ganadora sólo se apareará con una única pareja en cada ciclo. Todos estos comportamientos demuestran la complejidad e inteligencia de estas asombrosas criaturas.

La culebra de herradura Hemorrhois hippocrepis, nativa de muchas regiones desérticas, está equipada contra su agresor con varias estrategias antidepredadoras. En caso de peligro, la culebra de herradura suele aplanar el cuerpo contra el suelo, mimetizándose por su color con el entorno y pasando desapercibida. Si son descubiertas, las serpientes de herradura también adoptan un enfoque más agresivo y sisean mostrando sus largos colmillos si se sienten amenazadas. Este factor miedo suele disuadir a las especies atacantes.

Además, las serpientes de herradura pueden practicar el aplanamiento del dorso y el vientre (dorsoventral), que consiste en presionar el vientre contra el suelo para que las escamas puntiagudas situadas en el dorso actúen como señal de advertencia de que hay púas cerca.

Hábitat y distribución

La culebra de herradura Hemorrhois hippocrepis habita en zonas áridas o semiáridas, como estepas, llanuras desérticas, matorrales, bosques, praderas y zonas rocosas con abundante cubierta vegetal y cordilleras bajas. Ocupan zonas de terreno seco y son principalmente nocturnos, prefiriendo descansar durante el día en madrigueras o lechos de ríos secos.

Esta especie es una criatura realmente única, ya que puede adaptarse a las distintas temperaturas de su hábitat. Es casi como si tuvieran doble personalidad: una para el calor y otra para el frío. Cuando hace calor, la culebra de herradura busca refugio para protegerse del sol y conservar su calor corporal. Para sobrevivir en climas fríos, se vuelve hacia los rayos del sol para calentarse, al tiempo que busca protección contra el viento y las corrientes de aire.

Durante la hibernación, estas serpientes excavan túneles cerca de rocas o troncos que absorben el calor de la luz diurna, lo que les permite permanecer a salvo bajo ellos durante largos periodos de tiempo. En cualquier clima, demuestra un increíble nivel de resistencia y permite comprender cómo otros reptiles a veces ajustan su comportamiento en función de su entorno, a diferencia del resto de la fauna.

Se encuentran en su hábitat natural en muchas partes de Europa, sobre todo en la Península Ibérica, tanto en España (la parte sur de la península sin superar el sistema central) como Portugal, pero también en algunas zonas del sur de Francia y el norte de África.

De acuerdo con la Asociación Herpetológica Española, en 2015 se detectó la existencia de ejemplares de la culebra de herradura en las Islas Canarias, específicamente en zonas del norte de Gran Canaria. No obstante, la población natural está en la Península Ibérica.

En las Islas Baleares, especialmente en Ibiza y Formentera, han tenido un crecimiento acelerado, afectando así la población natural de culebras de escalera, que ha disminuido. Se ven con mayor frecuencia trepándose por muros , originando así una serie de inconvenientes a los vecinos.

Por este tipo de desequilibrios en los ecosistemas, es importante que evitemos introducir especies en zonas diferentes al natural, como ha ocurrido en Baleares. Con estas acciones evitaremos una serie de problemas a la propia naturaleza que, lamentablemente, ha ocasionado el hombre varias veces.

Alimentación de Hemorrhois hippocrepis

La culebra de herradura se alimenta principalmente de otros animales: pequeños roedores, lagartijas, insectos y otros pequeños mamíferos, o incluso aves (curioso que se alimente de aves, ¿no?). También se sabe que comen otras serpientes si es necesario.

Es un depredador increíble, y es famosa por su peculiar estilo de caza. Primero, usa su agudo ojo para identificar a su víctima. En lugar de inmovilizar a su presa con veneno y toxinas, mata por asfixia, envolviéndose en la zona de la garganta de su víctima y constriñéndola. Al hacerlo, crea una situación en la que el aire ya no puede entrar en los pulmones de su presa. Esto, unido a la fuerza física que ejerce al enroscarse alrededor de ella, hace que incluso las presas más resistentes sucumban pronto ante la serpiente de herradura, especialmente los mamíferos y lagartijas.

Lo más sorprendente es que no mata instantáneamente; mientras las aplasta lentamente hasta la muerte, permanecen inconscientes y no sienten dolor durante todo el proceso. Un cazador igual de impresionante que otras especies de serpientes.

Las Hemorrhois hippocrepis cazan por emboscada y su mordedura es venenosa, aunque su veneno no es mortal para el ser humano.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Reproducción

La culebra de herradura Hemorrhois hippocrepis alcanzan la madurez sexual en torno a los dos años de edad. El apareamiento suele producirse en primavera y verano y puede durar hasta 4 meses. El macho es territorial, por lo que defenderá su territorios contra otro ejemplar macho rival si es necesario.

Las hembras de culebra de herradura son ovíparas, lo que significa que ponen huevos, que entierran bajo el suelo o esconden en grietas. Ponen entre 4 y 16 huevos que eclosionan tras un periodo de incubación de unos dos meses y miden hasta 30 cm de longitud. Transcurrido este tiempo el cual los juveniles de culebra abandonarán el nido para buscar comida por su cuenta antes de alcanzar la madurez a los 18 meses, cuando finalmente alcanzan el tamaño adulto.

Pueden vivir hasta 15 años en estado salvaje.

Estado de conservación de la Hemorrhois hippocrepis

La culebra de herradura está clasificada como de Preocupación Menor por la UICN debido a su amplia área de distribución y a la estabilidad de su población. Aunque esta especie no está amenazada de extinción, pero sigue siendo vulnerable a la pérdida de hábitat, sobre todo debido al desarrollo agrícola que aqueja a la fauna.

También se caza por su piel y se valora en la medicina tradicional. Por tanto, deben realizarse esfuerzos de conservación para proteger a esta especie de una mayor degradación de sus hábitats naturales.

La culebra de herradura es una criatura increíble que merece protección y respeto por sus características únicas y el papel vital que desempeña en su entorno. Es nuestra responsabilidad garantizar que esta especie siga prosperando en el futuro. De nosotros depende proteger a esta asombrosa criatura para que las generaciones humanas puedan seguir admirando algún ejemplar de Hemorrhois hippocrepis en su hábitat natural.

Conclusiones

¡La culebra de herradura es un reptil con manchas realmente asombroso! Desde su diseño estilizado único de cabeza a cola, con cada mancha, hasta su capacidad para trepar a los árboles con facilidad en busca de comida o nidos de pájaros, ¡no se puede negar por qué esta especie se ha hecho tan popular entre los estudiantes de reptiles de todo el mundo, en especial los de la fauna de la Península Ibérica!

Si comprendemos y respetamos adecuadamente a estas fascinantes criaturas, ¡podremos garantizar que las generaciones futuras puedan disfrutar de ellas tanto como nosotros lo hacemos hoy!

Intentemos revertir los daños del hombre y en los distintos ecosistemas, nuestra condición humana, seas hombre o mujer, no nos da derecho de perjudicar a otras especies. ¡El resto de los seres vivos nos lo agradecerán!

Para saber más sobre este increíble animal, puedes visitar tu biblioteca local o buscar más información en Internet.

Configuración