Saltar al contenido
Anfibios y Reptiles

Culebra de escalera

Culebra de escalera

La culebra de escalera (Zamenis scalaris antes Elaphe scalaris), también conocida como serpiente de escalera, es un reptil cuya distribución está en la península ibérica, en la costa mediterránea de Francia y en las Islas Baleares.

Esta es su taxonomía:

Reino: Animalia.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Sauropsida.
Orden: Squamata.
Suborden: Serpentes.
Familia: Colubridae.
Género: Zamenis.
Especie: Zamenis scalaris.

Tabla de Contenidos

Características de la culebra de escalera

La culebra de escalera es una especie fascinante que puede alcanzar 1 metro y 70 centímetros de longitud, pese a que su longitud es variable. Su cuerpo está cubierto de escamas lisas que tienen un brillo particular. La cabeza de la culebra de escalera tiene unas crestas especiales que le ayudan a moverse con rapidez por la maleza de sus hábitats nativos.

También luce un sorprendente patrón geométrico a lo largo de todo el cuerpo hasta la cola, que incluye una mezcla del color negro y el amarillo pálido en los ejemplares juveniles y con líneas. Este aspecto y diseño único le permite camuflarse entre la corteza de los árboles y las ramas. Sus impresionantes características la convierten en una especie algo destacada en cualquier entorno.

Los adultos tienen un aspecto físico diferente y bastante uniforme, con todo el cuerpo de color marrón rojizo acompañado de rayas longitudinales blancas o amarillas a lo largo del vientre. Su nombre científico obedece al dibujo que lucen los jóvenes en el dorso: una serie de manchas negras en forma de H, o bien dos líneas longitudinales, más o menos unidas por unos trazos del mismo color. Estas líneas y su coloración le han valido el nombre de serpiente de escalera.

La culebra de escalera tiene la cabeza, alargada y con un hocico romo y saliente con respecto a la mandíbula, está poco diferenciada del cuerpo. Son conocidas por sus rápidos reflejos, que los convierten en formidables depredadores en libertad.

Los ojos son pequeños y poco prominentes, y tienen la pupila redonda.

Estos reptiles no venenosos son principalmente ectotérmicos, lo que significa que dependen de fuentes externas como la radiación solar para regular su temperatura corporal.

Nombres científicos

En el pasado se le han atribuido otros nombres como Rhichenis scalaris o Elaphe scalaris. Ambos nombres científicos fueron reemplazados por Zamenis scalaris.

Hábitat de sus ejemplares

A la culebra de escalera le gustan los lugares secos y muy soleados, pedregosos o cubiertos de vegetación arbustiva.

Su hábitat abarca desde bosques húmedos de tierras bajas hasta matorrales mediterráneos o laderas rocosas áridas y montañas. Normalmente prefiere hábitats abiertos, como zonas rocosas arbustivas cerca de arroyos.

Son especies terrestres, pero también se sabe que trepan a árboles y arbustos en busca de sus presas. Cuando se sienten amenazadas, suelen quedarse inmóviles o enroscarse con la cabeza bajo las espirales del cuerpo para protegerse.

Suele vivir en hábitats con alturas hasta los 2.200 m.s.n.m.

Distribución de la culebra

La distribución de esta culebra perteneciente a los colúbridos es común en el sur de Europa, en España, Portugal (ambos en el área de la península ibérica) y Francia. Al parecer, también vive en regiones de Italia; no obstante, su presencia allí es incierta.

Las regiones de España donde son más comunes son Galicia, País Vasco, e Islas Baleares (Mallorca y Menorca).

Culebra de escalera (Zamenis scalaris)
Culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Alimentación de la culebra de escalera

La culebra de escalera tiene una dieta omnívora y se alimenta de una gran variedad de animales vertebrados, desde insectos grandes hasta pequeñas aves y mamíferos. En la edad adulta, su dieta suele consistir principalmente en roedores, pero ocasionalmente puede incluir lagartos y ranas.

La mayoría de los adultos se alimentan sólo cuatro veces al mes o una vez cada una o dos semanas para mantener su gran tamaño sin necesitar demasiada comida. Durante las noches frías con clima extremo, cuando estos reptiles pueden pasar demasiado frío o no encontrar presas, pueden ralentizar sus niveles de actividad para conservar energía durante toda la estación.

En condiciones de laboratorio, también se les ha observado acechar activamente a sus presas, así como tomar alimento de brazos abiertos cuando se les ofrece comida directamente. También se sabe que se alimentan de huevos de pájaros y serpientes cuando se les presenta la oportunidad. Como ocurre con otras especies de serpientes, éstas pueden consumir el mismo tipo de presa o tamaño presente una o dos veces antes de cambiar a otro tipo de organismo.

Comportamiento

La culebra de escalera es una especie única que tiene algunos comportamientos interesantes. Es principalmente diurna, aunque prefiere buscar presas por la noche. Durante el día, se esconden bajo troncos o rocas donde hace fresco. A veces pueden encontrarse en zonas más abiertas, como grandes prados, durante las primeras horas de la mañana. Su cuerpo, muy delgado, está construido idealmente para trepar por muros, árboles y arbustos, y a menudo se alimenta aunque se encuentre muy por encima del nivel del suelo.

Sus ejemplares suelen refugiarse entre plantas y cultivos parecidos a la vid, pero también puede esconderse en madrigueras. Aunque la especie no muestra mucha territorialidad ni agresividad, advierte a su grupo de depredadores realizando breves excursiones por superficies rugosas a corta distancia en un patrón ondulante, seguidas de breves pausas destinadas a intimidar a los adversarios.

Como muchas especies de serpientes, la culebra de escalera suele tener un carácter cazador y solitario. A pesar eso, puede llegar a ser muy ruidosa durante la época de apareamiento y los machos suelen gritar para atraer a las hembras.

Reproducción

La culebra de escalera es una especie ovovivípara: sus hembras transportan los huevos internamente. El apareamiento comienza después del invierno, en las primeras semanas de marzo; dura una media de 11 días. Durante este periodo, muchos machos intentan cortejar a una sola hembra presentándose perpendicularmente detrás de ella mientras frotan sus cuerpos contra el de ella.

Una vez finalizado el cortejo, la hembra desarrolla oviarios que necesitan dos meses para alcanzar la madurez. La eclosión tiene lugar entre mes y medio y tres meses después.

Estado de conservación

De acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, la serpiente de escalera tiene población estable. Su riesgo de extinción es de preocupación menor.

Configuración